Vaticano

Junio 2000

En Roma ,hay que dedicar al menos una jornada completa a la visita del Vaticano, preferiblemente un miércoles, ya que es el día en que el Papa sale y saluda a los fieles en sus respectivos idiomas, muchos viajeros se quejan de que cuando van a Roma a ver al Papa, este suele estar de visita en su país, y no pueden verlo.
Este no fue nuestro caso y él si estaba (para variar) en el Vaticano (foto 1), y además puntual a la cita.
Ya se le nota un poco falto de fuerzas, pero eso no impidió que celebrara la misa, y como todo el mundo esperaba nos hablara en una multitud de idiomas, lo de entender que decía ya es más complicado, pero a todos nos bastaba con saber que estaba diciendo algo en nuestro propio idioma, y todos lo gritaban y vitoreaban, realmente un espectáculo.
Después ya se puede visitar la Basílica, y aprovechando que estamos en pleno Jubileo, nos podremos purificar de todos nuestros pecados acumulados en años, simplemente entrando por la Puerta Santa.
Y luego ya libres de todo pecado disfrutar del interior, por ejemplo viendo la "Piedad" de Miguel Angel (foto 3), realmente fantástica, y de un realismo impresionante, parecería que está viva.
Todo es increíblemente grande, podemos visitar la tumba de San Pedro, subir a la cúpula de la Basílica, y hacer fantásticas fotos aéreas (foto 4), o ver los Museos, salas, exposiciones, joyas, etc ...de este pequeño pero rico estado.
A mi particularmente me impresionó las salas de los mapas (foto 2), son varios pasillos llenos de grandes cuadros antiguos como si fuera el Museo del Prado, pero son todos mapas y planos de la época pintados con todo  lujo de detalles, en los que uno se puede imaginar batallas de todo tipo.
Pero lo que todo el mundo busca como loco es "La Capilla Sixtina", también de nuestro amigo Miguel Angel, y realmente vale la pena, pero no trataré de explicarla, ni de adjetivarla, es de esas cosas que uno tiene que ver y disfrutar por sí mismo, pero es tan tan impresionante, que allí mismo en medio de la capilla no me pude resistir y cometí mi nuevo primer pecado, y es que es el único sitio en que está prohibido hacer fotos, pero la tentación pudo conmigo, y creo que me perdonará, de todas maneras la foto se la hice a él y a unos cuantos de sus angelitos.....