www.escaners.info

Fecha: Febrero 2007          Morichales. Parmaná 4x4. Edo Guárico. Venezuela.                Escaner N°: 982

Todos hemos oído hablar de Oasis en los desiertos, y quien haya tenido la inmensa suerte de ver uno "in situ", sabe de la capacidad de la naturaleza en ofrecernos esas maravillas con las que disfrutar visual y mentalmente. Pero si os pregunto ?Que es un Morichal???, posiblemente nunca habréis oído la palabreja, pero no os preocupéis, la he buscado en la Wikipedia, y tampoco sabe nada, no aparece ninguna entrada con esa palabra. Hay que irse a una enciclopedia a de esas viejas por tomos para encontrar el término:
Morichal. m. Terreno poblado de Moriches. // Amer. En Venezuela manantial, también villa, quinta, casa de campo.
Moriche. m. Bot. Subgénero de palmeras propias de América intertropical, de una de cuyas especies se obtiene un licor azucarado y una fécula alimenticia. Es una planta de tronco recto y muy alto, hojas con pecíolos muy largos, espácides de dos o tres metros y fruto en baya aovada, poco mayor que un huevo de gallina. Su corteza sirve para hacer sólidas cuerdas.
Pues bien, igual que si fuéramos por un desierto en busca de agua, nos internamos en el llano venezolano, que en temporada seca parece una sabana africana (fotos 1 y 2), en busca de morichales, frescos manantiales que dan vida a su alrededor y permiten beber agua a los rebaños de animales. No están marcados en ningún sitio, y nuestros electrónicos y sofisticados 4x4 japoneses, aun no disponen del olfato de un camello para encontrar agua, por lo que terminamos siendo guiados por un amable ranchero que se ofrece a llevarnos en busca de uno donde acampar (foto 3). Es indescriptible, simplemente es lo que diferencia la vida de la muerte en estos lugares apartados. El agua mana transparente, limpia, fresca con la sombra que proporcionan los morichales. Aun no se nos ha quitado la cara de asombro por ver esta belleza de lugar, y los peques ya están en el agua (foto 4), pero no es momento ni lugar para la contemplación, no tardamos en seguirles, y en minutos estamos todos bañándonos (foto 5).
Nuestra intención era acampar en el morichal, y montar allí nuestra pequeña fiesta de carnaval particular y allí pasamos felices todo el día, pero cuando el sol dejó de calentar, llegaron los verdaderos dueños de las orillas del morichal, miles y miles de mosquitos voraces e insaciables, que reclamaban con sangre una compensación por disfrutar de sus dominios. No nos dejaron alternativa, tuvimos que levantar el campamento, y dejar a los bichos su pequeño paraíso. Pero no por eso nos quedamos sin fiesta, ya que en la mañana el ranchero que nos avisó de la plaga de mosquitos que vendría en la tarde y no le hicimos caso, nos había ofrecido su rancho para acampar. Y para allí nos fuimos, tremenda la hospitalidad de esta gente que nos ofreció todo lo que disponían, y que alegremente se unió a nuestra fiesta de carnaval (foto 6)...

Waypoint

Todos en Google Earth

sobre.jpg (1101 bytes) Comunícate conmigo

Anterior                                      Siguiente

-Próximo Escáner: Skí en Ischgl. Austria.

Indice Cronológico                    Indice por países