Kom Ombo. Egipto

Enero 2005

Repetimos visita nocturna a un templo, y es que nos gustó la experiencia de Luxor, esta vez es el de Kom Ombo (foto 1), un templo dual dedicado a dos dioses: Sobek el dios cocodrilo (foto 2), y Horus, el dios con cabeza de gavilán que ya vimos en Edfú.
Lógicamente estos dos dioses son los más representados en grabados, relieves y pinturas (muchas de ellas conservan los colores originales), además incluso podremos "ver" unos cocodrilos momificados de la época, lo de "ver" lo pongo entre comillas, ya que a las urnas en las que se encuentran no se les ha quitado el polvo desde los tiempos de Ramses II, y como además están en una habitación oscura, pues se ven realmente mal...(foto 3)
Los relieves más buscados del templo, por lo fácil de su interpretación jeroglífica para los no entendidos, son los que hacen relación al material quirúrgico utilizado en la época, en la (foto 4) se aprecian claramente: tijeras, escarpelos, pinzas, tenazas, y a su alrededor hay otros muchos con escenas médicas como partos, etc...
Como ya es norma, todas las paredes, muros y columnas están repletos de escenas e historias, unas más comprensibles que otras, pero ambas fascinantes, y además realzadas con el ambiente nocturno...(foto 5)