Castillo de Nograd. Nograd. Hungría

Mayo 2023

De regreso de la excursión a la caldera volcánica de Börzsöny, hacemos una parada en las ruinas de un antiguo e importante castillo, el castillo de Nógrád, que incluso en ruinas impresiona y mas porque le vamos ha hacer unas fotos a vista de pájaro con el dron a ver que sale.
Este castillo ya se ve desde lejos por situarse a los pies del Börzsöny, en un solitario cono de andesita de 286 m de altura en su borde oriental .
No se tienen muchos datos sobre su primer origen y construcción, sino a partir de que los eslavos construyeron un enorme castillo de piedra aquí, que llamaron Novigrad (Castillo Nuevo), de ahí el nombre del asentamiento homónimo del condado.
El rey San Esteban dio el estatus de ciudad al asentamiento alrededor del castillo y se convirtió en la primera sede del condado. Durante la invasión tártara, la ciudad de Nógrád fue despoblada y no recuperó su antiguo significado. Después de eso pasó a ser propiedad del obispo de Vác, temiendo el ataque de los husitas, hicieron fortificar el castillo. Bajo la supervisión del obispo Miklós Báthory, el castillo, que se había arruinado con el tiempo, fue restaurado, y se le unió una torre de palacio renacentista de tres pisos, convirtiéndose en una finca real. Después perteneció a János Szapolyai, luego al rey Fernando, y desde 1544 fue propiedad de los turcos durante 50 años, luego volvió a caer en manos húngaras. En 1663 los turcos lo ocuparon de nuevo, pero en 1685 un rayo voló el almacén de pólvora en la antigua torre, dejando el castillo solo. Aunque fue planeado para ser restaurado y fortalecido a principios del siglo 18, no pudo resistir un asedio importante, por lo que fue destruido por los Kuruc debido al acercamiento de las tropas imperiales. Con esto, su papel militar desapareció por completo, las ruinas restantes fueron demolidas aún más por el clima y la población de la zona.
Hoy nos ha quedado una planta irregular, torre interior, castillo interior y exterior está bastante arruinado, a finales de los años 90 los restos se complementaron con el Nuevo Bastión Italiano, se proporcionó un techo protector para la rondella redonda y también se erigió la bandera nacional. De las ruinas que se encuentran en una meseta bastante grande, la pared de tres pisos de la antigua torre, que se eleva como un signo de exclamación, es el remanente más grande. Desde las murallas y el bastión hay una maravillosa vista del pueblo y las montañas de Börzsöny.
Cuando nosotros lo visitamos, ya había unos carteles advirtiendo del peligro de su visita por posibles desprendimientos. Nosotros entramos igual pero no hay mucho que ver mas que las vistas exteriores hacia la población. Luego con el dron si se obtienen vistas mas espectaculares y que dan una idea mas exacta del tamaño que tenia...