Kremlin-2. Moscú. Rusia

Abril 2005

En el interior del Kremlin, la riqueza de catedrales, palacios y antiguas residencias es increíble, aunque la mayoría de estas residencias y palacios están cerrados al público, tan solo se puede visitar el Palacio del Patriarca (que es donde residía la máxima autoridad de la iglesia rusa), y hoy convertido en museo, no ocurre lo mismo con las catedrales, que si se pueden visitar todas.
La más importante es la Catedral de la Dormición (foto 1), y aunque de sencillo estilo tradicional ruso, posee iconos de principios del siglo XII, aquí es donde se coronaban los zares (incluso cuando antes de la revolución, la capital no era Moscú sino San Petersburgo). En su interior se encuentra el trono de madera exquisitamente tallado del primer zar allí coronado, Iván el Terrible.
En la (foto 2), tenemos la Catedral de la Anunciación, que solo utilizaba el zar y su familia para el culto privado, con el tejado cubierto de oro, posee el iconostasio considerado el más bello de Rusia.
Hay muchas más catedrales e iglesias, algunas verdaderas obras de arte, por lo que la posibilidad de fotografiar detalles de iglesias rusas es infinita (foto 3).
Lamentablemente, la mayoría de los Palacios quedan ocultos tras las iglesias y los muros del Kremlin, por lo que la mejor vista de ellos casi se obtiene desde el exterior, como esta del Gran Palacio de color amarillo y blanco con suntuosas estancias que solo se usan en recepciones oficiales (foto 4).
La Armería se visita aparte, quiero decir que se paga aparte, y aunque se diseñó como taller para proveer de pertrechos de guerra a los ejércitos de lo zares, a lo largo de los siglos se ha ido convirtiendo en un receptáculo de los tesoros del Estado ruso. Hay colecciones de todo tipo, y de todas las épocas: armaduras, joyas, oro, vestidos, etc...a mi me gustó por ejemplo este tremendo carruaje preciosamente adornado (foto 5). Aunque los objetos más buscados tal vez sean la colección de huevos de Pascua del orfebre real Fabergé en oro y con gemas incrustadas, el de la (foto 6), que realmente es un reloj, y es el objeto de deseo de una buena representación de los mejores actores de Hollywood en la película Ocean´s Twelve...