Parque Memento. Budapest. Hungría

Junio 2023

Memento Park es una atracción especial y única de Budapest que conmemora una dictadura y su caída.
Este lugar, conmemora uno de los periodos más difíciles de la historia de Hungría, cuando el país era un satélite del régimen comunista soviético.
El Parque Memento no es un museo sobre el comunismo, sino sobre la caída del comunismo.
Las monumentales estatuas de la propaganda comunista que antes intimidaban a los observadores con su tamaño y sus poses oficiales son ahora sólo un triste testimonio de una falsa gloria.
En el momento del colapso del régimen, los ciudadanos de los países comunistas, finalmente libres de la opresión de la dictadura, derribaron con rabia las estatuas que simbolizaban el poder. Esto no ocurrió en Budapest, donde la mayoría de las estatuas se salvaron. En 1991, sólo dos años después de la caída del régimen soviético, la ciudad de Budapest convocó un concurso para diseñar el parque, que ganó Ákos Eleod. El parque se abrió al público en 1993.
El parque lo forman cinco semicírculos dentro de un círculo mayor donde se exponen 42 estatuas realizadas entre 1945 y 1989 que representan a líderes comunistas, figuras importantes del movimiento obrero, soldados y oficiales del Ejército Rojo. Entre las figuras históricas representadas están Lenin, Marx, Engels, Dimitrov, el capitán Ostapenko, Bela Kun y muchos otros. Una de las estatuas que más se les queda grabada a los visitantes es la del orgulloso soldado del Ejército de Liberación Soviético que sostiene la bandera de la hoz y el martillo. Esta estatua de 6 metros de altura se erigía en la cima de la colina Gellert, en el centro de Budapest, y dominaba la ciudad.
La tribuna de Stalin es una réplica a tamaño original de la tribuna utilizada como pedestal para una gigantesca estatua de Stalin de 8 metros de altura que en su día se encontraba en Felvonulási tér, en el centro de Budapest. Aquí se celebraban desfiles comunistas, durante los cuales los líderes del partido se sentaban en la tribuna al pie de la estatua de Stalin saludando a la multitud, que les mostraba un entusiasmo forzado. La estatua se convirtió en un símbolo odiado de la megalomanía que caracteriza a toda dictadura. En 1956, cuando estalló la revolución húngara, el pueblo derribó furiosamente la estatua, dejando sólo las botas intactas.
También hay un museo que reproduce un cuartel militar de la época comunista. La exposición permanente que se exhibe en el museo hace hincapié en dos acontecimientos cruciales de la historia de Hungría en el siglo XX: la revolución de 1956 y el colapso del régimen comunista en 1989-90.
En este museo se pueden ver algunas viejas películas sobre la vida de los espías en esa época o escuchar los discursos más famosos de dictadores y líderes comunistas. Puedes escuchar la voz de Stalin, Lenin, Fidel Castro, Honecker, Ceausescu, Brezhnev e incluso el Che Guevara hablando del comunismo, de la humanidad y del futuro...