Despedida de México,México

Julio 2001

Un breve paso por Barcelona, unos pocos días para preparar la mudanza, solo tendré tiempo para unas cenas familiares y un solo día libre, un domingo que pienso aprovechar al máximo, será en el Maresme, comarca limítrofe a la ciudad.
Por la mañana me recogen temprano Antonia y Roberto en su flamante nuevo auto, recogemos a Encarna y nos vamos a la playa de Blanes donde pasamos la mañana, después de bañarnos y tomar el sol, justo cuando nuestras barrigas comienzan a reclamar atención, nos dirigimos a Palafolls donde en su torre nos esperan los papás de Encarna con la barbacoa encendida, Roberto saca unos tremendos gambones del coche, hoy no nos moriremos de hambre.
Pasamos el mediodía tranquilamente, comiendo, bebiendo y conversando justo hasta que en el horizonte comienzan a remontar por las laderas de Pineda de Mar los primeros parapentes (foto 1), se acaba la comida y nos vamos corriendo a la zona de vuelo, allí los habituales de siempre, el Pichi, Brauli, David, Cesar,...no ha cambiado mucho en cuatro años, me subo al primer biplaza disponible y comparto el cielo del Maresme con ellos un buen rato, justo hasta el anochecer (foto 2).
Pero con la noche no termina el día, volvemos corriendo a la playa Blanes, cada año por estas fechas se celebra allí una curiosa competición de fuegos artificiales, valencianos, italianos, chinos, etc, compiten por arrancar la mayor cantidad de aplausos del público que sentado en la arena (foto 3) disfruta de los fuegos que se disparan desde una isla y desde barcazas en el agua, un tremendo espectáculo que no se puede contar, hay que disfrutarlo allí en la playa. (foto 4).
Ahora si que ya es MUY tarde, estamos MUY cansados, MUY felices, hemos pasado un MUY buen día en el Maresme...