Suek Pass (4021m.). Kirguizstan

Abril 2004

Hay muchos Collados y Pasos en Asia central por encima de los 4000 metros, pero solo uno permanece abierto los 365 días al año, la razón es económica, claro, hay una mina de oro allá arriba que funciona día y noche sin parar. Queremos aprovecharnos de esta circunstancia para subir a esas alturas y disfrutar del paisaje de las altas montañas del Tien-Shan.
Ya desde abajo es espectacular, y la muralla de montañas parece infranqueable (foto 1), pero no tanto como las ansias del hombre por el oro, así que vamos tomando altura por una pista en mejores condiciones que la mayoría de carreteras del Kirguizstan, hasta llegar a un altiplano, a unos 3700m. (foto 2), donde la carretera a la mina se desvía, y la que sube al Paso de Suek queda olvidada, sin mantenimiento ni limpieza (foto 3). Como hace un día espléndido, nos ponemos un centímetro de crema protectora en la cara, y nos disponemos a salvar el desnivel restante a pié, hora y media de suave subida con dos palmos de nieve y a 4000 metros.
Alcanzamos el Paso de Suek a 4021metros de altura sin problemas (foto 4), y disfrutamos de esa paz y tranquilidad que solo la alta montaña proporciona, pero es que estamos en un lugar privilegiado, si bajamos la mirada, todo Kirguizstan está a nuestros pies, si la levantamos hacia el norte, dominamos todas las montañas del Kazakstan, al sur las de China, y al oeste las de Tayikistán y Uzbekistán...
Ya de regreso, pero antes de alcanzar la pista de oro, en una simple maniobra de dar marcha atrás y cambiar de sentido el coche, quedamos atrapados en la nieve, no hubo manera de moverlo, nos costó mucho tiempo y esfuerzo, todo parecía inútil, empujar, buscar y desenterrar piedras de la nieve para colocarlas debajo del coche, ni con las cadenas se movía, al final fue con las palas con las que lo desenterramos y limpiamos el suficiente espacio como para maniobrar y poder salir de allí...(foto 5)