T.T. a las Fuentes termales de Altyn-Arashan. Kirguizstan

Abril 2004

Karakol es un paraíso para el trekking, los valles y montañas a su alrededor tienen que ser extremadamente bellos y atrayentes, con montañas que superan los 7000 metros de altura, y uno de los glaciares más largos del mundo, el Imylchek con más de 70 km. de largo, los cuales hay que recorrer para llegar al campamento base de las montañas estrella de la zona, el Khan Tengri de 7000m, y el Pic Pobeda de 7439,que es una pirámide perfecta y difícil de escalar, por tanto hay trekkings de todas las dificultades y duraciones.
A nosotros el tiempo no nos acompañó, la niebla, la lluvia y la nieve nos negaron el espectáculo, pero no nos quisimos ir de allí sin intentar al menos la excursión más sencilla de un día que ponía la guía, al valle de Altyn-Arasan y sus fuentes termales, a las que se podía llegar en Todo-Terreno. Ya sin salir de Karakol nos dimos cuenta que el asunto no iba a ser sencillo, no hay ningún tipo de indicación para llegar al valle y con varios días de lluvia seguidos la pista estaría divertida. Comenzamos a remontarla, realmente está en muy mal estado, como cualquier pista de alta montaña después del invierno.
El primer obstáculo serio fue una gran zona de barro profundo (foto 1), sin manera de evitarla, nos atrevimos con ella porque había unos leñadores allí viviendo y nos podrían ayudar si nos atascábamos, disfrutaron tanto del espectáculo que les brindamos, que al final hasta se hicieron una foto con nosotros (foto 2), y nos dijeron cuando ya habíamos cruzado, que no valía la pena seguir, ya que varios aludes impiden el paso más adelante.
No habíamos recorrido ni 200metros cuando vemos un inmenso alud que viniendo del lado derecho ha cruzado el río, subido hasta la pista, tapándola  por completo y continuando montaña arriba, increíble, pero lo más alucinante es que la nieve está dura y se puede cruzar por en medio de la gran avalancha, y lo más peligroso es que la avalancha es del año pasado, o sea que la de esta primavera está por caer, y como estamos en la niebla y nevando ni veríamos por donde viene. Ninguno hemos visto ni en el documental más extremo, ni en ninguna película de aventura-ficción, que un coche cruce por en medio de una avalancha...(foto 3)
Más adelante otra avalancha de nieve había arrastrado piedras, barro y árboles cubriendo el camino y borrándolo del mapa (foto 4), pero también la pudimos superar haciendo zig-zag entre las rocas y el barro.
Con la siguiente avalancha no había nada que hacer (foto 5), era reciente, de varios metros de altura, y también viniendo de un lado arrastrando árboles y grandes piedras había tapado completamente el río y la pista, continuando su recorrido montaña arriba por el otro lado, imposible superarla con el vehículo, tan solo el río con la fuerza del deshielo, ha conseguido abrirse paso (foto 6). La pregunta era si continuar a pié o regresar, pero la verdad es que sumergidos en la niebla, y nevando tampoco apetecía continuar, además bastante teníamos con desandar de nuevo el camino, suficiente dosis de adrenalina para un solo día, y para la excursión más sencilla desde Karakol...