Museo de la Rosa. Kazanlak. Bulgaria

Mayo 2003

Kazanlak se sitúa en el valle de las rosas, y es la capital de esta flor, no en vano Bulgaria es el primer productor mundial de rosas, esencias y aceites de esta, por lo cual no es raro ver en la mayoría de sus casas verdaderos jardines de rosas. (foto 1)
Por ese motivo al primer lugar donde nos dirigimos, es al Museo e Instituto de la Rosa, donde se expone todo lo relacionado con esta industria, se experimentan métodos de destilación, y posee un jardín con más de doscientas variedades de rosas olorosas y unas dos mil decorativas, también fabrican desde perfumes hasta confituras o licores de rosas...
El Museo nos lo encontramos abierto, pero estaba oscuro y no había nadie cuidándolo, buscamos, gritamos, esperamos, pero nadie apareció, uno de los primeros cuartos oscuros al que picamos a la puerta en busca de alguien, cuando esta se abrió dentro estaba lo que parecía un cuarto eléctrico (foto 2), Roberto preguntó si le daba a la palanca a ver que pasaba, mientras nos mirábamos los unos a los otros con cara de ignorancia, éste bajo la palanca, y de repente "se hizo la luz", todas las salas del museo se iluminaron para nosotros solos, así que nuestra visita particular podía comenzar, el descuido del museo es total, está sucio, hace lustros que no se pinta ni arregla, prácticamente no queda ningún cartel explicativo, las "joyas del museo", están expuestas en vidrieras, pero estas ya no tienen los cristales, por lo que es posible ojear a mano los libros manuscritos antiguos (foto 3), etc...
Nos dimos todas las vueltas que quisimos, hicimos todas las fotos con y sin flash que nos apeteció, como a este antiguo destilador (foto 4),y después simplemente apagamos las luces, cerramos la puerta del museo y nos fuimos...