Hong-Kong-2

Mayo 1999

Hong-Kong es un puerto y ciudad comercial por excelencia, solo hay que pasear por sus calles para darse cuenta (foto 1), no importa la hora, aunque se haga de noche, esta ciudad no duerme, sus luces de neón la alumbran (foto 2), y así el turista la puede disfrutar día y noche.
Uno de los placeres de este territorio asiático, es la gastronomía, y por la zona portuaria, ningún problema, todo fresco y a la vista (foto 3), si se quiere algo más sofisticado y turístico también, está el restaurante flotante "Jumbo" (foto 4), por su interior más parecido al "Titanic", que a un "Jumbo" (foto 5), para llegar a él salen del puerto unas barcas gratuitas, de paso y por el mismo precio, nos damos una vuelta por la bahía.