Museo de Historia de Berlín. Berlín. Alemania

Junio 2006

Como siempre que paso por Berlín, os cuento las últimas novedades de esta ciudad que no descansa en su empeño de mantenerse como la capital cultural europea. Esta vez la gran novedad (Mundiales aparte), es la del nuevo Museo de la Historia Alemana (foto 1), situado en la gran avenida Unten den Linden, junto a la Isla de  los Museos, en la zona con mayor concentración de Museos del Mundo.
El Museo, lo tenían listo y anunciado hace años, pero al reunificarse las dos Alemanias, lo tuvieron que reestructurar todo de nuevo, para no excluir a nadie de él.
Cuenta la historia del territorio alemán desde los primeros asentamientos conocidos, y de una forma cronológica nos vamos moviendo a través de la historia alemana. Pasaremos por los romanos, y veremos mosaicos de suelo como los de estos baños en la antigua ciudad romana de Trier (foto 2), la etapa Napoleónica (foto 3), las invasiones turcas, el periodo nazi (foto 4), y la revolución industrial hasta nuestros días. No hay que perderse en el vestíbulo de entrada, un gran mapa de Europa, en el que se proyectan los límites del territorio alemán a través de los tiempos (foto 5), es muy ilustrativo de los movimientos y conflictos armados de la vieja Europa.
La otra gran obra inaugurada, y que traía en obras por años a todo el centro de Berlín, con su imagen de grúas de construcción por toda la ciudad, es la gran estación central de trenes de la ciudad. Esta superconstrucción que los berlineses tardarán décadas en pagar es una obra de ingeniería prodigiosa, con 8 niveles todo en cristal y acero (fotos 6 y 7). De verdad que aunque no tengáis que tomar ningún tren o metro, vale la pena una visita y es que en ella se mezclan supermercados con centros comerciales y con espacios verdes, los diferentes niveles de andenes cruzan como colgados en el aire. Una obra futurista que se puede recorrer comiendo un helado y subiendo y bajando con unos ascensores panorámicos, alucinante...