Fuente del Danubio. Donaueschingen. Alemania

Junio 2004

Todos nos imaginamos el Danubio como un río caudaloso, elegante y musical, pero incluso estos famosos ríos son pequeños, serenos y casi desconocidos en sus primeros kilómetros.
Así que pretendemos buscar sus fuentes y recorrerlo desde la ciudad de Ulm (foto 1), donde empieza a ser navegable, hasta la ciudad de Donaueschingen donde nace.
En este recorrido veremos en sus orillas castillos medievales como el de Sigmaringen (foto 2), que sobre una roca controlaba el paso por el río.
Más arriba, ciudades como Tuttlingen, ya tienen que embalsar al Danubio, para hacerlo más grande y vistoso, y así poder disfrutarlo en forma de lago y parque verde. (foto 3)
Con forma de río pequeño y normal también es capaz de abrirse paso por una zona boscosa y salvaje, con acantilados que invitan al camping, la pequeña excursión en bicicleta, y como no el descenso de este desconocido Danubio en canoa (foto 4).
Y por fin llegamos a Donaueschingen, en donde en los jardines de su castillo-palacio-residencia de los príncipes de Furstenberg, se construyó en el siglo XIX una monumental fuente en forma de rotonda, en donde se considera oficialmente el nacimiento del Danubio (foto 5), desde aquí y con la ayuda de solo un desnivel de 678metros, recorrerán estas aguas 2840 kilómetros hasta su desembocadura en el Mar Negro rumano...